Eczema atópico: los buenos hábitos en casa

Eczema atópico: los buenos hábitos en casa

Eczema atópico: los buenos hábitos en casa

Los ácaros, el aire ambiente, los animales...

Hay algunos buenos hábitos que hay que adoptar cuando se tiene eczema atópico para reducir el número de crisis y atenuarlas. Seguro que los del cuarto de baño ya los conoce... ¡Pero también hay para el resto de la casa!

Los buenos hábitos en casa

El eczema atópico es básicamente una piel que se inflama con facilidad. Los factores desencadenantes o agravantes son difíciles de detectar, sobre todo porque pueden combinarse y variar de una persona a otra. Están relacionados principalmente con el medio ambiente y con los alérgenos, los microbios, los cambios de temperatura...

Por lo tanto, para limitar el eczema, hay que procurar que la piel sufra la menor cantidad posible de agresiones y reaccione lo menos posible. Aunque es imposible evitar las crisis, ¡adoptando los buenos hábitos siempre podremos espaciarlas o reducir su intensidad!

Algunos hábitos que hay que adoptar

Cuando se combinan, las buenas prácticas pueden marcar la diferencia. ¡Así que no hay que descuidarlas! En pocas palabras, se trata de evitar posibles alérgenos, mantener el aire sano y evitar que la piel se reseque.

No calentar la habitación en exceso

Este es un hábito imprescindible para luchar contra el aire demasiado seco, que fragilizaría aún más la piel. El dormitorio debe mantenerse a 18 °C como máximo, especialmente por la noche.

Ventilar a diario

Hay que acostumbrarse a ventilar todos los días para renovar el aire de la casa: así se limita la presencia de ciertos alérgenos, como los ácaros, además de evitar que el aire se vuelva demasiado seco.

Evitar las moquetas, las almohadas y los edredones de plumas

La moqueta es un acumulador de polvo y un nido para los ácaros: cuando se sufre de eczema, lo ideal es optar por suelos de linóleo, parqué o azulejo.

En cuanto a la ropa de cama, los accesorios antiácaros son una buena opción, al igual que las sábanas de algodón o lino. Si puede permitírselo, apueste por el lujo de una funda de almohada de seda suave. Huya de las plumas, ya que ofrecen condiciones de vida demasiado atractivas para los ácaros.

Pase a menudo el aspirador

Si están en el aspirador, ¡los pelos de las mascotas, el polvo o los ácaros son un problema menos con el que tiene que lidiar su piel!

¡Se puede tener una mascota!

Gatos, perros, conejos, hámsteres... No hay por qué privarse de la compañía de una mascota, sobre todo si nos reconforta. Ellos también pueden ayudar a aliviar la carga del eczema, son excelentes confidentes que saben guardar secretos y acariciarlos proporciona un alivio inmediato, ¡otra buena alternativa contra el rascado! Eso sí, con una precaución: es mejor evitar que entren en el dormitorio (o incluso en la casa) y, sobre todo, que duerman en nuestra cama. Asegúrese de cerrar las puertas de las habitaciones al salir de casa.

Evite fumar, sobre todo en el interior

La atopia y los cigarrillos no se llevan bien, ya que el tabaco puede empeorar los síntomas del eczema. Si usted fuma o recibe la visita de fumadores, lo mejor es salir a fumar fuera o hacerlo en zonas ventiladas.

Alimentación
La dieta y el eczema
Leer más
Estilo de vida
Estilo de vida y eczema
Leer más
Estilo de vida
¿El sol es bueno para el eczema atópico?
Leer más